El Liderazgo en la Enseñanza de la Ingeniería

Artículo tomado de: Educación en Ingeniería del Siglo XXI por Dr. Jose Luis Ortiz Rosales

La evolución constante del contexto socioeconómico, originada por cambios acelerados en la ciencia y la tecnología, impone a los profesores de las carreras de ingeniería nuevas exigencias. Si la calidad de su saber sigue siendo el elemento dominante, la forma en que ayuda al alumno a construir el suyo y a forjar sus competencias toma una importancia cada vez mayor. El desarrollo de las tecnologías de la información y de los medios de comunicación ha ampliado y modificado su espacio de enseñanza, el cual toma formas variadas: dentro del establecimiento (centro de formación, colegio, universidad); pero también fuera de éste, ya que el aprendizaje significativo se adquiere en su mayor parte fuera de los espacios físicos de las escuelas, en los que los educandos aplican sus conocimientos para trocarlos en sabiduría -conocimiento funcional-.

La enseñanza actual de la ingeniería no puede ni debe circunscribirse a la mera transmisión de conocimientos técnicos, ya que actualmente éstos están al alcance de la mano. Hoy más que nunca se requiere del apoyo, acompañamiento, Coaching -Mayéutica-, asesoría, etc. durante todo el proceso de aprendizaje, para que el alumno descubra el sentido a su vida, se trace metas, actúe con disciplina, visión, pasión y conciencia.

Desarrollar la valoración de que la felicidad no consiste en hacer lo que ellos quieren, sino en querer lo que hacen; independientemente de la carrera que vayan a estudiar. Es necesario que perciban que la carrera profesional es solamente una herramienta, no un fin. Los profesores necesitamos dar seguimiento, evaluación y retroalimentación a los alumnos durante la estancia en las instituciones de educación y tal vez fuera de las mismas. Muchas competencias se desarrollan a través de la ejercitación frecuente.

La comunicación efectiva, por ejemplo, solamente se fortalece practicando a diario: como sesiones prácticas para mejorar continuamente, para que cuando lleguen las ocasiones verdaderamente importantes dispongan del don, estilo, viveza, claridad, esencia y emociones necesarios para transmitir de forma efectiva lo que piensan y lo que desean.

Actualmente se requiere algo mucho más complejo que el manejo empresarial de antaño, en el que el jefe era el jefe y se hacía lo que él decía y punto. Actualmente el manejo no es suficiente; hoy en día, el mundo se mueve con una velocidad vertiginosa y lo que se requiere es liderazgo, que consiste en ayudar a la gente a desarrollar todo su potencial, establecer una visión de futuro; alentar, preparar y conducir, y también iniciar y mantener relaciones interpersonales exitosas. El jefe ejerce la autoridad desde el punto de vista formal, en cambio la autoridad del líder es moral.

Todo liderazgo comienza por el liderazgo de uno mismo.  Sólo quienes conocen sus debilidades pueden enfrentarse a ellas e incluso superarlas. Los profesionales, gerentes y directivos cuyas carreras se estancan por falta de confianza en ellos mismos pueden renovar su trayectoria ascendente si identifican y atacan sus debilidades. Sin embargo nadie puede hacer que otro se conozca a sí mismo, por lo que los líderes tienen que hacerse ellos mismos. Mientras nuestras debilidades permanezcan ocultas, somos impotentes ante ellas. El proceso, a veces doloroso de sacarlas a la luz del día y entenderlas, es el primer paso para superarlas.

El aprendizaje de principios y técnicas de liderazgo, comunicación de índole emocional, espiritual, empresarial, etc., que apoyen el desarrollo de una correcta autoestima con base en el autoconocimiento, es muy escasa en nuestros estudiantes. Sin embargo, al consultar a gerentes, directivos y empresarios -líderes- de diversos sectores, un buen número de ellos opinan que la información y formación de este tipo es la que más ha influido en ellos y por lo tanto en su desarrollo personal, profesional y financiero; además de sus relaciones familiares, sociales y profesionales.

¿No será importante entonces que dediquemos esfuerzos a desarrollar estas competencias, independientemente de las profesiones a las que vayan a dedicarse nuestros estudiantes, que redunden en una mayor competitividad de nuestros jóvenes y sobre todo en una mejor sociedad y un mejor país?

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s